La ciencia detrás de la canción Bajanda (II y final)

Sin ánimo de darle mayor divulgación de la que ya tiene el temita bajanda, analicemos paso a paso su letra y confirmemos lo que se expuso anteriormente en un artículo sobre su origen y significado.

Antes de empezar usted debe recordar que aquí operan dos procesos:

  • La contracción, la relajación y la apócope como formas de simplificación de sílabas y frases.
  • La rima como recurso para vincular las estrofas al interior del cuerpo de la canción.

Cuando el gato no está en casa

Empiezan los carnavales y la comparsa

Los ratones guarachean

y se botan pa’ la calle pa’ que to’ el mundo los vea

Hasta aquí parece más una fábula de Esopo que otra cosa. El refranero popular desde hace mucho tiempo recogió la frase cuando el gato no está en casa, los ratones están de fiesta. Eso no es nuevo estimado Chocolate y la rima está más que forzada.

Una pila (d)e ratas flacas de cloaca

Arrollando por to’ el muro (d)e la maleca

Los ratones calentando la Piragua

Y las ratas en la tribuna haciéndose los repa(s)

Sin duda los roedores son habaneros, a juzgar por los lugares que se enuncia: La Piragua, La Tribuna Antimperialista, el muro del malecón, etc. La rima está sujetada por los pelos.

(el) Gato dice Miau, miau, miau, miau

Ese es el gato y viene súper asfixiado

Anda con un tigre y con dos leones

Barriendo las ratas y a to’ los ratones (se repite)

Más de Esopo. En un ataque de lógica Chocolate nos recuerda lo que aprendimos en el preescolar: la vaca dice muuu, el perro jau, el chivo beeeee, etc., y yo me pregunto qué otra cosa pudiera decir el gato que no sea miau.

Déjense de gracia que nos mordemos

Déjense de gracia que somos de zona

Déjense de gracia que vo(y)a barrer a uno

Déjense de gracia ya con la coronaaa

Con la coronaa, con la coronaa

Aquí hay un cambio de narrador, termina la descripción de los sucesos (narrador omnisciente) y comienza a hablar el gato (narrador personaje) con la ya acostumbrada ¨tiradera¨ hacia los ratones fiesteros.

Suelta la corona tú v(i)e(j)o anda

Oye como yo no estaba, ustedes andaban inflanda

Todos recojan los chelines que es bajanda

 

Bajanda, bajanda, bajanda, andanda

Andas acabanda andanda (se repite)

 

Oye que sueltes la corona v(i)e(j)o anda

Suelta la corona y te quito a tu pocha

Y cuando te vuelvas a hacer el asfixiao

Ya me dijo el entunakua que te va a meter la mocha

Poco podemos explicar sobre esta estrofa al desconocer al personaje violento ¨entunakua¨ que ya saben lo que hará con la mocha, un poco de rima y nuevamente la frase: viejo anda.

En el terreno de la especulación nos adentramos al decir que la corona puede hacer alusión a la marca de cerveza del mismo nombre abundante en Cuba y que la pocha que quitan alude al elemento femenino. Habrá que contactar con los más puros reparteros para que nos expliquen.

El Himno Nacional ¿canto o maltrato?

A continuación, más de lo mismo:

Bajanda, oye que sueltes la corona, yo

Suelta, suéltala tu veo anda

Bajanda, que yo soy el originanda

Ustedes están copianda

Ustedes están inflanda

El mismo principio que se utiliza para homogenizar las palabras original, copiando, inflando se aplica más adelante para guapería. Desconozco la transformación para banga o su significado.

Bajanda, ahora se va a calentar la yarda

Ahora es que yo quiero ver su guapanga

Bajanda, ahora manda, mete, mete, manda

Y si no borrate el banga

 

Bajanda, que no se me hagan más los ñangas

Te coge el entunaka y Yan Carlo el itanga

Bajanda, Tú sabes por qué es bajanda

Porque esto es cien pa’ abajo esta es mi banda

¿Hasta cuándo son los quince de Yaquelín?

Aparece otro personaje Yan Carlo para eliminar a quienes se hagan los ñangas (término que también desconozco) y para fortuna aparece una palabra, que dentro del campo semántico de la música, encaja con la rima: banda.

Bajanda

Cien pa’ abajo, cien pa’ abajo

Pregunta por la Víbora, mi banda

Bajanda

Esto es cien pa’ abajo es bajanda

Y pregunta por el pardo mi banda

Jee, es el nankabia, el itanga yo

El entunakua la banda yo

Pa que no te me hagas más el ñanaga

Una pila de ñanga

Que te van a hacer bajando, yo

Yo, los cien pa’ abajo

Que te van a hacer bajanda, yo

él que te hace po po po po

él que te hace po po po po

él que te hace po po po po

el rasta soy yo

Rosario de indicaciones y advertencias es lo que aparece aquí: pregunta por tal o más cual miembro de la banda. Y ni se te ocurra hacerte más el ñanga que tú sabes lo que te pasanda… digo lo que te pasa.

La fiebre bajanda, al igual que el fenómeno Despacito, durará lo que demore aparecer otro éxito de música urbana. Cuando se inunden nuestros oídos en guaguas, parques, estadios, etc., con otro tema, entonces a este le habrán dado bajanda.

Sobre El observador 122 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

11 Comentarios

  1. Bueno mi amigo, solo te diré que mientras llegue el que le «Bajanda» que es por mucho la canción de un cubano más escuchada por la inmensa, para no ser absoluto jóvenes cubanos dentro y fuera de Cuba, ha arrasado en todas las discos, tarimas, bar, etc, tanto en USA, EUROPA, AMERICA y por supuesto Cuba, hay que ver como hasta los niños de primaria, secundaria la disfrutan la bailan y la consumen. En verdad no comprendo tu articulo con tratar de “entender” la letra de una canción de reparto, de un cantante como Chocolate, todos sus seguidores eso es lo que desean escuchar y te aseguro que son millones y si él ve que es un éxito sus letras, sus canciones, pues nada que hacer, seguirá en lo suyo, aumentado sus bolsillos y siguiendo produciendo, ahora mismo tiene como 4 más que serán otro escándalo, tendencia o fiebre como Bajanda y posiblemente quien le dé el bate a Bajanda sea el mismo Chocolate, no otro cantante, ni los mismísimos Gente de Zona que son los más conocidos internacionalmente ahora mismo. Así que la fiebre solo cambiara de letra, pero creo que seguirá en manos del mismo autor, lleva tres años siendo el más pegado de los artistas cubanos, 2016 con Guachineo, 2017 Palón Divino y 2018 con Bajanda, 2019?? Espéralo, veras que seguirá reclamando su corona, al final dentro ni fuera de Cuba se escucha más sus canciones que la de otros cantantes tengan el nombre que tenga y los años de carrera que tengan, eso a veces (no lo digo por ti que no eres cantante) pero eso a veces molesta a cantantes de mas renombre y por eso la guerra con Chocolate. Ahhh que conste escucho todo tipo de música, desde la clásica, rock ( soy fans de Metálica, Mana, Fito,ETC) como también Silvio, Pablo y por supuesto la nueva onda y que es la que manda en el mercado, el reparto, reguetón o música urbana como mas se le conoce. Te has perdido de la MD. Saludos.

    • Heeee Daimir hablando del raparto, quien lo diria, verdad que esta escapado asere con todos los temas. Oye esto es facilito de interperetar sin ser leteradoo, el que hable mal de Chocolate es sencillamente porque lo envidia, el tipo pega mas que el michelin, mi chama y yo tambien estamos enfermo con esto, asi que no cojas lucha, deja que inmtente decifrar su letra, al final el tipo es monstruo y somos mas lo que lo queremos a ese puñado insignificante que le tira. Salusdos para ti y tu tropa.

  2. para mi BAJANDA no es un gerundio en femenino sino la contracción de BAJANDO VIEJO ANDA. Tanto BAJANDO como VIEJO ANDA,hace mucho que estaban en las calles de Cuba, el Choco solo las contrajo, muy probablemente sin que fuera su intención y solo buscando una rima.

    Por otro lado, me llama la atención que tan versado en artes y letras no veas los siguientes valores:
    1) No hay una sola mala palabra.
    2) el imaginario del Choco, aunque infantil y de fábula, supera los cánones del reguetón actual, a saber: ´´yo soy tu tipo mami´´, ´´tu novio es tonto dile que andas conmigo´´, ´´yo tengo dinero de sobra´´, ´´bailemos toda la noche´´ y las traducciones que ha hecho Bad Bunny del imaginario hip-hop norteamericano (si porque eso de ser tan explícitos no lo inventó él).
    3) La estructura del tema está apoyada en cambios de foco (de esto sí te has dado cuenta, narrador omnisciente-narrador personaje. Músicalmente es mejor aún:
    a) el tema se puede dividir en tres: 1-fábula, 2-bajanda,3 créditos. Cada parte tiene una identidad melódica propia y aunque la armonía no es nada del otro mundo, recuerda que Mozart también las usó. La parte de la fábula es sosegada como para que se entienda bien, el timbre de la voz así lo demuestra, la parte de bajanda o estribillo, comienza con un puente donde se dicen algunas palabras pero dejando toda la fuerza para el momento en que comienza BAJANDAAAA. Finalmente los créditos, bien largos al uso del género, traen la agresividad propia de eso que se conoce como el reparto.
    4) Las rimas no están forzadas para nada cada verso está relacionado semióticamente con sus adyacentes y lo mismo sucede con las estrofas de forma tal que esta nueva forma de tiradera es muy original y divertida (ritmo aparte)

    Además:
    1- Evidentemente todo el mundo, incluso el Choco, sabe que el gato hace miau. En este caso, el gato del Choco se está anunciando (como único lo puede hacer). Su presencia debe prevenir a ratas y ratones de que una entidad superior los amenaza. La ingenuidad (no simplicidad) con la que el autor logra eso es genial.
    2- La corona referida no es la cerveza es la corona que le corresponde al mesías del reguetón netamente cubano, corona-según el choco-heredada del mismísimo Elvis Manuel, martir del reparterismo, cuyo nombre tiene tatuado el choco en el pecho.
    3-entunakua e itanga son figuras del universo abakuá (esto tampoco sabes qué es)

    En fin, te comprendo, a ti esto te parece más de lo mismo. Pero socio, lee y estudia la cultura cubana solo un poco, en vez de escuchar ´´buena música´´ escucha música. No es fácil, a mí me ha tomado unos años llegar a este nivel. Solo así puedo comprender algo tan simple.

    • Estimado usuario ¨Bass¨ daremos respuesta por parte a su comentario: lo de la contracción ya lo habíamos explicado en el artículo anterior, no obstante gracias por coincidir con nosotros. El concepto de mala palabra no existe en lingüística, pero es cierto, no hay de esas en la canción. Lo de superar los cánones me parece que es demasiado benevolente, pero comprendemos lo que quieres decir. Aunque a tú manera, (perdone usted el tuteo) explicas la estructura del tema y nos parece interesante.

      Sin embargo cuando nos referimos a que la rima está forzada se debe entender que maleca, inflanda y otros ejemplos no existe en el español por tanto se han modificado para que rime, eso no quiere decir que la idea que transmite el verso esté o no conectada, la rima es forma no contenido. Gracias por aportar el dato de la corona y la historia de Elvis Manuel quien revolvió a media Cuba. Ese es nuestro objetivo, que nuestro lectores interactúen con el blog y aporten.

      Por último, Bajanda no nos parece más de lo mismo, pues miles de temas del género salen cada día y decidimos abordar este. Cada día intentamos leer y estudiar la cultura cubana para retomar lo que aprendimos en la carrera de Letras, no obstante gracias por la sugerencia. Escuchamos música, lo de buena y mala es relativo, pero para gustos los colores. Comprender lo simple es difícil, pero muchas personas que leen nuestro blog se preguntaron por qué teníamos que hablar de una canción tan simple, pero lo creimos correcto y necesario. Si indagas en nuestro blog podrás leer un artículo sobre la canción de los quince de Yaquelín, esa es nuestra visión, aportar lo nuevo de aquello aparentemente normal, trillado, etc.

      PD: No soy tan versados en artes y letras, estudié en la Universidad e imparto clases en ella, solo eso, soy un simple profesor que quiere compartir sus puntos de vista.

      Gracias por su comentario, siga leyéndonos.

    • Estimados: a veces pecamos de inocentes y no nos damos cuenta de la manipulación de que somos víctimas. Según Allen Dulles (ex Director de CIA) en su libro «El Arte de la Inteligencia», dentro de las estrategias de E.E.U.U. está: «…encumbrar por todos los medios a los denominados artistas, que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto al sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad.» Sería bueno que revise las mal llamadas canciones de este Sr. viendolas con esta óptica. Le aseguro que no son nada saludables para nuestros hijos y nietos.

      • no busquen la logica de chocolate, el pobre no debe tener ni sexto grado, lo unico que pega algunas canciones y dice cadas locuras que son hasta comica. Pero lo desagradable y el mal gusto siempre anda de su mano

  3. Nadie se a puesto a pensar que esto es una amenaza y les está advirtiendo que se dejen ya de gracia con la corona, se los dice claro y las amenazas son con brujería ñanga es una talla de brujería, y el les dice que recojan los chelines que es bajanda, ahora en la canción nueva que sacaron las ratas jejeje o bueno los que hacen chistes de la corona que son el chulo, el negrito, el koquito manu manu, le dicen que tu te vas conmigo y no importa lo que va a pasar, y creo que lo que pasó con Cinthia es que anduvo con todos los amigos de el y por ahí va la cosa, porque en el nuevo tema de el chulo habla de una tatica que se lo reparte por ahí y luego se instala con uno de ellos, no se pienselo.

  4. Les dejo esta otra interesante opinión sobre el tema. Saludos.

    Toma Chocolate

    por Tomkha Pinos

    Hace unos días concebí un experimento de esos que a veces se nos ocurre a los melómanos: pasé a mi celular cinco canciones de Chocolate MC, y allí las tuve, bien ordenadas, con todos sus tags y la foto de portada, incluso una pequeña biografía del artista: Yosvani Sierra Hernández, más conocido como Chocolate MC, es un reguetonero cubano que, gracias a su talento, logró pegar canciones que hoy día forman parte de la historia de la música urbana en Cuba y el mundo, como son Guachineo, con más de 8 millones de reproducciones en Youtube, y El palón divino, que ya sobrepasa los 5 millones de visualizaciones…

    Yo tenía esa idea de que, fuera de contexto, su música no poseía el mismo efecto; como tampoco era favorable una interpretación de sus letras sin emular la pasión de sus epígonos. Al menos por una tarde, tenía que pensar y percibir la vida como lo hace un repa. En un inicio quise vestirme a la usanza, pero no tenía ropa ni prenda “to Gucci” para usar. Además, ese estilo no compagina bien con la barriga —solo por decir.

    Lo que hice fue salir a la calle, caminar con cierta prepotencia y descuido, sentirme leve. A estas alturas, cualquier dinámica que se salga de mis rutinas me produce un placer tremendo. Por eso me encantó eso de ir en la tarde, con Chocolate MC lamiéndome los oídos, tan efectivo, haciéndome sentir deseable y dispuesto a las delicias del promiscuo y yo, al vaivén de la euritmia, le pasaba la vista a las mujeres como si fueran códigos QR; en mi mente les daba formas a gusto como si fueran origamis, mientras Chocolate me decía: dásela con maldad…

    Porque eso es lo que pretenden sus temas: el efectismo. No es la melodía; es la letra y el contexto: microfilmes que necesitan la escenografía adecuada para alcanzar toda su potencia. Más que para bailarlas, las canciones del Choco buscan la complicidad de los escuchas, el derrame del mensaje mesiánico en sus oídos. Escuchar El palón divino convierte el entorno en un coto de caza propicio. Es un enchufe, un subidón de autoestima. Cuando oyes ese tema ya no eres tan insignificante ni la mujer que pretendes tan inaccesible. Hay algo en la letra que te llena de confianza, una inyección de testosterona.

    Hay algo curioso en sus canciones: en ciertos momentos, su voz pasa del tono inocente de un niño tercermundista a la cadencia codificada y guaposa del habla de la periferia habanera. Lo digo ahora, por si nadie lo ha notado: Chocolate MC es, tan a pesar del reparterismo e, incluso, de sí mismo, un tipo de naturaleza ecléctica.

    En todo caso, el Choco de hoy es más abierto al diálogo, un cantante que interpela y busca respuesta. En El palón divino encontró la manera de establecer semejanzas coloquiales entre el hombre y la mujer desde la exaltación celestial de los genitales. Quizá nadie lo ha notado: en esa canción, el Choco devuelve al sexo desnaturalizado de la posmodernidad su virtud original, su esencia bíblica: el falo, la vulva, son dones dados por Dios y, por tanto, no deben avergonzarnos. Por eso les canta. Es su tributo.

    No importa que ni el mismo lo sepa.

    La otra vez que escuché su voz hablada, sin música, fue en una de esas directas de Facebook que a veces el Choco hace para no aburrirse, para recordarle a sus amigos, a sus enemigos, quién es el padre del reparterismo, y quién estableció sus códigos de conducta, la filosofía del repa y su actitud musical ante la vida. En aquella ocasión dijo: “Yo soy el mayor pegador de temas de todos los tiempos”. Entonces me sonó pretensioso y estúpido. Ahora, cada vez más, comienzo a creer que es cierto. Bajanda es un ejemplo: un escupitajo en la cara de los medrosos, la espada contra sus detractores. Me atrevo a decirlo: Bajanda es una canción perfecta, de esas que marcan tops en las listas musicales de los decenios. Es tan efectiva y pegadiza, tan común a todos, que sirve igual para una actualización léxica del lenguaje underground o para una coreografía bailada por un niño ruso…

    Si alguien tiene duda del éxito de ese tema, entre a Google, escriba “Bajanda” y dele al scroll.

    Chocolate MC, el de ahora, es un tipo que tiene un par de letras más en su nombre artístico, y eso de ser un Maestro de Ceremonia de la liturgia específica repartera, tiene un peso enorme; es una marca imborrable como sus tatuajes en la cara, como esa estrella en la frente, la del Choco, rey de los reparteros, dentro y fuera de Cuba, en cualquier lugar donde suene un background a punta de palmadas.

    https://www.cubalite.com/toma-chocolate/

  5. Me maravilla como alguien puede valorar positivamente tales canciones del Choco, aunque para eso cada cual tiene su opinión y es libre de compartirla. Pero la gran aceptación de estas canciones en la juventud nos da una medida del camino que llevamos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.