Wifeo, luego existo

Yo no sé si a Sócrates o a Platón le cogerían las 3:00 am pegado a su Samsung o a su tablet, pero aquí en Cuba cada día y noche (y no es el policiaco de antaño) centenares de personas dedican tiempo, como si fuesen paleticas de helado, en busca de una buena cobertura.

Habrá que preguntarles a sociólogos y psicólogos sobre la aparición de una nueva tribu urbana que supera en número a los anteriores grupos. Los emos, frikis o mikis, han quedado desplazados de sus lugares habituales, especialmente los parques, como consecuencia de la aparición de los imos.

Si Franz Kafka hubiese podido vivir este fenómeno, fácilmente lo hubiese denominado la nueva alienación. El mayor peligro de está afirmación no está en que las personas se puedan convertir en insectos como le sucedió a Gregorio Samsa, sino en que por estar tan «conectados» con la wifi dejen de reconocerse y reconocer a los demás como seres humanos.

Si creen que exagero tómese el tiempo y compruebe como decenas de personas pueden compartir los mismos espacios en parques y otras zonas públicas sin siquiera dirigirse la palabra. Por no mencionar a aquellas que entusiasmada con la conversación con las otras personas, se olvidan que están en una acera, un parque o plaza y a viva voz cuentan los detalles más íntimos.

He visto a una madre no advertir como su hijo sufría una caída por tener toda su atención situada en la pantalla de su dispositivo móvil. Varias personas socorrieron al infante y su madre no se dio ni por enterada, digamos que estaba «conectada».

Pronto las autoridades de tránsito tendrán que sustituir las señales que oportunamente advierten a los conductores «Precaución: Zona escolar» o «Cuidado: Ese puede ser su hijo» por «Peligro: Zona Wifi» o « Cuidado: ese puede ser su teléfono».

No estoy en contra de la tecnología y el desarrollo, llegó la wifi y bienvenida sea ella que nos permite monitorear este blog y comunicarnos con nuestros amigos, pero recuerde que cuando se conecte no debe perder la cordura, ni la cobertura.

Sobre El observador 71 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

2 Comentarios

  1. Es un fenómeno que poco a poco va a ir pasando pienso yo, mientras se vaya ganando mas cultura y cuando no exista la necesidad de ir a un lugar específico a hacer IMO. Y a este grupo le llamaría “IMErs” jajaja.

  2. JAJAJ ESTA BIEN TODO ESO AMIGO ..PERO LA CULPA LA TIENE ETECSA ..YA QUE SI PUSIERAN LA WIFI EN TODOS LOS LUGARES COMO ES EN EL MUNDO NO OCURRIERAN ESTAS AGLOMERACIONES NO CREES ESTO QUE TE DIGO..SALUDOS

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.