Una curiosa suspensión

El pasado viernes 27 de abril mientras viajaba en el tren # 10 Santiago-Santa Clara escuché como uno de los viajeros comentaba que un juego importante se había detenido por lluvia en el tercero. Después de buscar en mi memoria la lista de posibles partidos relevantes no encontré uno que encajara con la suspensión por un aguacero.

Asombrado puse atención al viajero que recientemente había montado en Ciego de Ávila con su radio portátil. No pude comprender pues el sub 23 casi nunca juega de noche y aunque la noche estaba fea para jugar béisbol nunca comprendí qué era lo que se había suspendido por lluvia.

Cual sería mi sorpresa al constatar que los Lobos del baloncesto villaclareño habían tenido que esperar hasta el otro día para titularse campeones, pues su partido se había suspendido nada más y nada menos que por lluvia. Ese inaudito caso ocurrió en la sala techada Giraldo Córdova Cardín de Ciego de Ávila.

Los villaclareños “escamparon” del aguacero en Ciego de Ávila y se titularon campeones, tras la tormenta en la sala Córdova Cardín. Foto: Juventud Rebelde

De más está decir los comentarios que recibió la publicación del Cubadebate cuando, citando a Invasor, anunció la suspensión. Algunos se preguntaban si la polivalente era al aire libre, o si la final se había disputado en un estadio de beisbol. Es risible, pues imposible no es, que en una sala techada se suspenda un partido por lluvia.

Curiosamente el administrador de la instalación Alexis García García no entendía la aparición de la persistente gotera sobre el tabloncillo, pues la cubierta había sido remodelada. La instalación había soportado el embate del huracán Irma pero parece que la fuerza de la final fue superior.

Ni los únicos, ni los primeros

Aunque el hecho provocó la risa, la preocupación o la cólera a más de un aficionado dentro y fuera de la sala y de la isla, lo cierto es que no somos los únicos, ni los primeros que suspendemos el baloncesto por lluvia.

El 7 de julio de 2015 la selección mexicana del deporte se enfrentó a su similar de Panamá en el primer tope de preparación rumbo al Torneo Preolímpico de Baloncesto 2015. El partido marchaba bien para los aztecas pues al terminar la mitad del encuentro vencían 34-31. Comenzó a llover y aparecieron goteras en el Auditorio Hermanos Carreón, casa de las Panteras de Aguascalientes, que obligaron a suspender para evitar lesiones. Me imagino que las gotas de agua, a pesar de la región, no fueran calientes sino fría.

Instantes en que los auxiliares del Auditorio Hermanos Carreón, casa de las Panteras de Aguascalientes, intentaban secar el tabloncillo de la instalación. Foto: Grupo Milenio

El 17 de abril de 2017 los elencos de Huellas del Siglo y Los Prados suspendieron por esa misma causa su partido. Correspondiente a la versión XLI del Torneo de Baloncesto Superior del Distrito Nacional Virgilio Travieso Soto, este partido se desarrollaba en el Palacio del Voleibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, de Santo Domingo. Los fuertes aguaceros crearon desperfectos en la instalación y en especial en el tabloncillo.

Y si usted cree que lo ha leído todo, entérese que el 12 de diciembre de 2012, a punto estaba el mundo de acabarse, sucedió una inusual lluvia en un partido de básquet. El clásico de la liga eslovaca de básquetbol entre el BC Prievidza y el MBK Handlová  se suspendió por varios minutos. Luego de la primera canasta el público inundó el tabloncillo de peluches. Esta iniciativa formaba parte de una campaña solidaria para la recolección de juguetes para los niños de escasos recursos económicos, que obligó a varios encargados a recoger cientos de estos juguetes.

¿Qué será lo próximo?

Sobre El observador 106 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

  1. Goteras? De eso tenemos todos: bibliotecas, casas de cultura, cines, lobbys de hoteles, joven clubs de computación… Ya pocas cosas me sorprenden en nuestro contexto, y eso es, precisamente, lo más preocupante.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.