SNB: ¿Son justas las transformaciones de estructura?

Como espina clavada tenía este artículo pues no me gusta nadar en dos aguas. Hace un tiempo comentábamos sobre la nueva estructura de la Serie Nacional y hoy aportamos datos que pocos recuerdan. Además nos detendremos en las últimas transformaciones acontecidas a propósito de las acaloradas discusiones en el programa televisivo Bola Viva.

Oriente vs Occidente

En la Serie Nacional 52 se estrenó el formato de los 8 mejores, donde jugaban un todos contra todos pero desaparecía la división por zonas geográficas.  Este hecho no le gustó a unos pocos pues, según ellos, se perdía el campeón zonal. A nuestro parecer la decisión fue acertada y ahora explicamos por qué.

De haberse mantenido la división por zona donde clasificaban los cuatro mejores de cada una a los play-off se hubiesen cometido injusticias en 4 de las 6 últimas temporadas. Vea el resumen:

SN Occidentes Oriente La injusticia del formato antiguo
52 6 (SSP, CFG, IND, MTZ, IJV y PRI) 2 (CAV y VCL) Se hubiesen quedado fuera Isla de la Juventud (26-19) y Pinar del Río (24-21) al ser 5to y 6to de occidente mientras clasificaban Las Tunas (23-22) y Guantánamo (19-26) los dos mejores ubicados por Oriente.
53 5 (IND, MTZ, IJV, PRI y ART) 3 (VCL, HOL y SCU) Se hubiese quedado fuera Artemisa (24-21) mientras clasificaba por Oriente Ciego de Ávila con igual balance (24-21) pero perdedor en su serie particular (2-1).
54 5 (MTZ, IJV, ART, IND  y PRI) 3 (GRA, CAV y HOL) Se hubiese quedado fuera Pinar del Río (24-21) mientras clasificaba por Oriente Villa Clara con números adversos(21-24) por ser el 4to clasificado.
55 4 (IND, PRI, MTZ e IJV) 4 (CAV, GRA, LTU y HOL) Hubiese coincidido pues entre los 8 mejores estaban 4 equipos por cada zona.
56* 2 (MTZ e IJV) 6 (CAV, VCL, GRA, HOL, CMG y LTU) Se hubiesen quedado fuera los equipos Camagüey (24-21) y Las Tunas (23-22), mientras por Occidente entrarían risiblemente (18-25) y Cienfuegos (18-27)
57* 4 (IND, MTZ, PRI y   ART) 4 (LTU, GRA, CAV y VCL) Hubiese coincidido pues entre los 8 mejores estaban 4 equipos por cada zona.
* Debemos recordar que en las temporadas 56 y 57 se utilizó el comodín entre los equipos del 5to al 8vo puesto en la clasificación. No obstante mantenemos el análisis.

¿Fue justo que desaparecieran la clasificación por zona? Sí, y ojalá aquellos aficionados y comentarista que en días recientes han abogado por el regreso de este formato logren leer este artículo. Realmente es una injusticia dejar fuera a un equipo de gane más que otro por el capricho de un campeón zonal que, en la realidad, a pocos les importa este gallardete.

De más a menos

Hace dos series se redujo el número de participantes en la postemporada de ocho a seis conjuntos a través de la llamada serie de comodines. Sobre la justeza o no de esta decisión te explicamos en las líneas siguientes.

Esta decisión fue tomada para mantener viva la expectación por la clasificación, por tanto veamos con cuantos juegos de antelación se supo los lugares definitivos y los clasificados para la postemporada. Hemos resumidos los resultados en la siguiente tabla:

 

Cantidad de juegos de diferencia

con el último clasificado

 

Cantidad de juegos de diferencia

respecto al siguiente lugar

SN 8vo 7mo 6to 5to   4to 3ro 2do 1ro
52 14 6.5 5 5   2.5 0.5 3
53 14 9.5 7.5 2   1 1 5
54 13 10 3 1   1 3 2
55 11.5 9.5 8 4   0.5 2.5 1.5
Pro 13 9 6 3   1 2 3
56 11 7   2 4 14
57 9 7   1 8 2
Pro 10 7   1.5 6 8

 

Positivo:

  • como promedio el último equipo se sabe un poquito después en la estructura de seis (10 juegos) que en la de ocho (13 juegos).

Negativo:

  • como promedio los cuatro clasificados se definen antes en la estructura de seis (7 juegos) que en la antigua de ocho (3 juegos). Es decir nos duraba el doble la expectación cuando era 8 equipos.
  • Como promedio el primer y el segundo lugar se sabe casi tres veces más rápido en la estructura de seis (8 y 6 juegos respectivamente) que en la ocho (3 juegos y 2 juegos respectivamente)

Neutro:

  • Los pareos de play off (1ro con 4to y 2do con 3ro) se saben casi al mismo tiempo sin importar la estructura.

¿Dio resultado la reducción de los equipos en la segunda fase? No, a simple vista nos percatamos que la reducción no ha marcado la diferencia pues la expectación se ha mantenido igual y en algunos casos ha decaído. ¿Fue justa? Tampoco.

No van lejos los de adelante…

La última mutación de la Serie Nacional, como hemos estado comentando, tiene que  ver con arrastrar para le segunda fase solo los resultados entre los seis equipos que avancen. Veamos cuan justa es esta decisión. Aquí no valoramos si hacía o no falta.

Si revisamos las últimas cinco temporadas, bien poco hubiese cambiado de haberse implantado este sistema de ¨arrastre¨ selectivo. Es importante destacar que los resultados de la segunda etapa si se mantienen intactos pues no son afectados por este nuevo reglamento. Veamos el resumen en la siguiente tabla:

SN Clasificación arrastre 45 juegos Clasificación arrastre 15 juegos Resultado
53

MTZ (57-30-655),

PRI (52-35-598),

IND (51-36-586) y

VCL (50-37-575)

MTZ (42-21-667),

PRI (37-26-587),

IND (37-26-587) y

VCL (33-30-575)

Casi todo igual excepto por el cambio de sede inicial en el tope PRI -IND
54

MTZ (55-32-632),

GRA (53-34-609),

CAV (50-37-575) e IJV (49-38-563)

CAV (39-24-619), MTZ (37-26-587), GRA (36-27-571), PRI (33-30-524) Cambio en los pareos al ser MTZ-PRI Y GRA-CAV. Es la única serie que se hubiese afectado.
55

MTZ (55-30-647),

CAV (54-32-628),

IND (52-35-598 y

PRI (51-35-593)

MTZ (37-24-607),

CAV (35-27-565),

IND (35-28-556 y

PRI (34-28-548)

Los mismos equipos y los mismos pareos
56

MTZ (70-20-778),

CAV (56-34-622),

VCL (52-38-578 y

GRA (50-40-556)

MTZ (42-18-700),

CAV (35-25-583),

VCL (31-29-517 y

GRA (28-32-467)

Los mismos equipos y los mismos pareos
57

MTZ (61-29-678),

LTU (59-31-656),

IND (51-39-567) y

GRA (49-39-557)

MTZ (45-15-750),

LTU (35-25-583),

GRA (29-29-500) e

IND (26-34-433)

Cambios en los pareos, los cuales hubiesen sido MTZ-IND y LTU-GRA

¿Entonces? Solo se le puede achacar cambios en los lugares y por tanto en algunos pareos de las series de play-off. Decir si tal o más cual equipo hubiese sido campeón si el rival fuese otro, es caer en el terreno de la especulación.

No obstante, hay una verdad irrefutable: apenas hubo cambio en las clasificaciones, esto quiere decir que con arrastre de un tipo o de otro los cuatro grandes hubieran sido los mismos. Y entonces me pregunto: ¿Para qué el cambio?

Todo el mundo habla de elevar el espectáculo, pero creo que se trata de reducir la diferencia entre unos equipos y otros más rezagados. Realmente la motivación para ver, oír, disfrutar la pelota, no se aumenta con un cambio

En estos términos, creo que es justo este nuevo sistema. La siguiente tabla muestra la diferencia de juegos ganados entre el equipo primer lugar y el último, atendiendo a si se arrastran todos o si se arrastran solo los 15 entre ellos:

SN Diferencia entre el 1er y el último lugar (arrastre 45 juegos) Diferencia entre el 1er y el último lugar (arrastre 15 juegos)
53 2 equipos (13) – 2 equipos (7) = 6 juegos IND (14) – HOL (6) = 8 juegos
54 MTZ (31) – HOL (23) = 8 juegos 2 equipos (13) – 2 equipos (7) = 6 juegos
55 CAV (35) – IJV (25) = 10 juegos IND (13) – 2 equipos (8) = 5 juegos
56  MTZ (42) – CMG (24) = 18 juegos MTZ (14) – GRA (5) = 9 juegos
57 IND (34) – ART (25) =  7 juegos MTZ (12) – 3 equipos (6) = 6 juegos

Solo en la lejana serie 53 la antigua hubiese sido más cerrada. En las restantes temporadas la diferencia a recortar hubiese sido menor en algunas por apenas un juego, pero en otras la distancia se hubiese reducido hasta la mitad.

9no inning

Todo parece indicar que no habrá una respuesta única sobre el cumplimiento del cometido de las propuestas que hemos estado analizan su cometido. Aunque la Serie Nacional, a pesar de todo, se va volviendo más justa, en busca de que quienes discutan los gallardetes, sean los de mejor juego.  

Solo nos queda tararear a Van Van ¿y qué tú crees?

Sobre El observador 106 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

  1. Estimado Luis Ramón: muy paciente, pormenorizado y revelador su análisis. Se agradece mucho, porque es el tipo de trabajo argumentado con resultados fehacientes comprobables, comparado con lo nulo o mínimo que acostumbra, o adolece y extrañamos en las decisiones tomadas por la DNB, perneadas a menudo de empirismo e improvisación.
    Pero como estudioso y divulgador hace años del tema de las, Estructuras en nuestro máximo nivel de béisbol, y algo reiterado hasta el cansancio en mi querido programa Bola Viva, aún no se ha resuelto el principal problema y defecto inconcebible de las Series Nacionales desde su 52 edición, cuando se adoptó este híbrido chapucero de dos etapas, primero con 45 juegos para 16 equipos, más luego la segunda fase de 8 y ahora 6 elencos (hace dos años) previa a la Postemporada definitiva de 4, enfrentando a los definitivos 1ro con 4to y 2do con 3ro.
    Y son dos defectos que considero no solo contradictorios sino extremadamente nocivos e injustos, únicos para un país con una pelota organizada suficientemente desarrollada.
    El primero es que luego de dos meses, el pais entero se queda cojo, ciego y apagado de béisbol, antes en un 50 % (al reducirse de 16 a 8 equipos) y más recientemente, a sólo un 37.5 % (con la más drástica disminución de 16 a 6) en más de la mitad de la temporada contando a los Play Off.
    Pero ello no es nada comparado con algo aún más aberrante: la insólitamente injusta imparidad y diferencia de nada menos 3 partidos más para el 50% de los equipos entre home club y visitador, o sea, 24 y 21 entre las dos arbitrarias condiciones de ventaja y desventaja en casa o en carretera; para colmo lograda ante diferentes equipos. Es algo que no sucede en el béisbol solamente, sino en ninguna otra liga de deporte colectivo en el Mundo, por lo tanto profundamente desconcertante y de lo que me aburrí de plantear en Bola Viva desde que se implantó tan soberana estupidez; como la mala interpretación del concepto de refuerzos en un mimetismo mal concebido respecto a lo que sucede en otras ligas. Espero que en usted, tan prolífico y detallado en este análisis que acabo de disfrutar con el muy buen sabor de la seriedad, sea por fin alguien receptivo a un planteamiento reiterado que no me explico como no tiene receptividad incluso en los primeros perjudicados: el 50 % los equipos y sus directivas que cada temporada lo sufren, aceptando un disparate que precisamente los perjudica cuando tras en una muy fugaz carrera eliminatoria inicial se ven en una doble disparidad manifiesta cuando una clasificación se determina por una unidad y a veces por medio juego.
    Todo ello, para no hablar del tema mucho más complejo de asimilar, tras una inercia igualitarista de decenios, que hace mucho diluye nuestro mayor y más seguido torneo deportivo, que no admite hace años la hipérbole multiplicada representatividad por 16 provincias (incluido el ME Isla de la J) y no una representación más racional porciento franquicias en 8 ciudades -como propongo hace mucho, otros dicen 6) siendo el único país beisbolero importante del mundo con mayor número de equipos que millones de habitantes, 16 para 11 millones (citando para empezar a USA, 30 para 325 millones y Japón, 12 para 127).
    Perdone la diatriba ya de Quijotes contra Molinos de Viento.
    Atentamente le saluda: Jesús Suárez-Valmaña.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.