Si Mariana Grajales viviera… [A la vista]

Retomamos la sección A la vista luego de un período de tiempo en que nos dedicamos a cumplir deudas de publicación que han sido saldadas en medio de un importante ajetreo laboral. El placer que nos propicia el regreso, se ve opacado por el cartel que nos impulsa a volver de manera casi inmediata a denunciar los abusos del desconocimiento histórico.

Retocando un artículo nos llegó a través de nuestro colega Delvis Toledo este horrendo cartel fotografiado en la siempre acogedora provincia de Ciego de Ávila. El famoso CDR lleva el glorioso nombre (en teoría, porque eso no es lo que dice el bendito cartel) de Mariana Grajales Cuello, madre de los Maceo y también de la patria.

¿Cómo en Girón? [A la vista]

Todo parece que los vecinos de este CDR#3 de la Zona#5 han encontrado el acta de nacimiento perdida de Mariana, pues le han cambiado el apellido paterno por una atrocidad sin sentido: “Granjale”.

¿Acaso Mariana tenía una granja tan productiva que le correspondió llevar ese apellido? ¿Jamás se percataron que era Grajales, terminado en s? No hay explicación posible para este atropello histórico y lingüístico, que no sea la falta de sentido común.

La ese que me sacó de paso [A la vista]

No hay forma de conocer cuántas personas han pasado por delante de este curioso cartel sin percatarse de que a la madre de tan bravos guerreros le han asignado un apellido que no es el suyo, pero de que son cientos estoy seguro. Pero si algo hay que agradeserle al rotulista de tan bellos trazos y reprobado en Historia de Cuba, es que sin querer nos recuerda con su error que (y con apoyo del diccionario de la RAE) granjear es:

  • tr. Captar, atraer, conseguir;
  • des; Cultivar con esmero las tierras y heredades, cuidando de la conservación y aumento del ganado.

Metafóricamente eso fue lo que hizo la Madre de la Patria consiguió (se ganó diría yo) el respeto de todos, mambises y familiares, por su decoro, disciplina y fortaleza emocional, además cultivó el espíritu redentor de sus hijos  a los cuales enseñó que no hay deber más sagrado, ni causa más honorable que la defensa de la patria ultrajada.

Sobre El observador 105 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

  1. Magnífico!

    En efecto Observador: el autor de este atropello onomástico aprobó Diseño comunicacional, pero su profesor(a) de Historia de Cuba (que seguramente era Granjale de apellido) hizo “maravillas” con su alumno predilecto.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.