Profes

En la vida de todos hay personas que marcan el camino a seguir. Existen muchos paradigmas que tomamos e intentamos emular. Es muy raro que alguno de estos no sea, al menos, un profesor. Y es que nos quedamos marcados por las personas que nos enseñan. Aunque todo no es color de rosa es de destacar las labores de nuestros docentes.

No es mi caso una excepción de la regla. Pero los profesores, personas al fin, también se equivocan y se envuelven en situaciones con casi nueve meses de gestación.

Hace un tiempo, uno de mis profesores fue designado para dar palabras de elogio a uno de sus colegas que iba a ser condecorado. Tamaño homenaje no podía tener sede en otro lugar que no fuera el teatro universitario. La actividad marchaba muy bien hasta que le tocó hablar, porque entre las palabras de elogio y admiración por su amigo contó:

-Me acuerdo del día en que se le ocurrió correr la maratón en los criollos, menos mal que los estudiantes lo ayudaron porque si no, no llega.

¿Qué les pidió el Che a los estudiantes y profesores de la UCLV?

Un día estaba yo haciendo limpieza en el archivo de mi trabajo. Una ardua labor porque estas tareas se hacen de Pascua a San Juan. Pero entre los papeles viejos y polvorientos encuentro un grupo de documentos que pertenecían a este mismo profe. Para mí, el primer deber era limpiar, ordenar y conservarlos y así mismo lo hice, guardándolos, además, en un lugar seguro. Pasados unos días veo al profe en cuestión y le comento mi labor conservadora de aquellos antiguos papeles. Cuál no fue mi sorpresa con su réplica:

-Los hubieras quemado, si ya esos no sirven para nada.

Prometeo tiene un IPhone [La Enfermedad Crónica de Vivir]

Hablando de limpieza de archivos. Un día haciendo limpieza en una de las bibliotecas de la universidad, (Me reservo la facultad). Un grupo de estudiantes encuentran la tesis de una de sus profesoras más admiradas. Dicha profesora se encontraba presente. Los estudiantes comenzaron a revisar la tesis y en los agradecimientos hubo uno que les llamó la atención pues decía:

A Yoyi el amor de mi vida

Los estudiantes inquirieron sobre dicha persona y la profe con sonrisa pícara les respondió:

-Bueno, Yoyi le digo yo a mis parejas, pero ahora ustedes me matan y no sé quién era Yoyi en ese momento.

¿Estudiar en la Universidad o vas para la “escuela”?

El rector de la universidad acostumbra a reunirse con las carreras y las facultades para analizar los problemas que tienen y encontrarle una posible solución. En una de estas reuniones en la Facultad de Ciencias Agropecuarias se discutía sobre el problema de los perros en los comedores universitarios, que daban mal aspecto y transmitían enfermedades.

En ese momento uno de los profes más ancianos se queda dormido. La reunión sigue por otros derroteros y se comienza a analizar la situación del claustro. El rector se da cuenta que el profe está dormido, lo manda a despertar y le pregunta acerca de la situación del claustro. El profe medio adormecido pensando todavía en los perros responde:

       Lo que hay que hacer es envenenarlos, trinina para todo el mundo.

Sobre El observador 122 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.