Perseverar ante la mala suerte. Historias de músicos.

La suerte es uno de los elementos que más presente tenemos cuando algo va mal. No sé por qué la mala suerte siempre se siente más que la buena. Muchos nos justificamos e incluso no actuamos si total, nos va a salir mal por la suerte que tenemos. Al final si uno está decidido y lucha por lo que quiere no hay suerte que valga porque la suerte acompaña al que esté dispuesto a todo por conquistar sus metas.

Estas son historias de personas dedicadas a la música que han superado obstáculos muy grandes, han seguido adelante por su pasión y se han convertido en ejemplos de cómo no hay mala suerte que detenga a los perseverantes.

Django Reinhardt fue un músico de jazz belga de origen gitano. Uno de los más grandes guitarristas de la historia de ese género musical. Fue el primer jazzista europeo en volverse famoso mundialmente. Un dato curioso es que no sabía leer música y esto no le impidió componer.

En 1928 tuvo un accidente donde se quemó completamente su casa-caravana. Aunque Django se envolvió en una manta, que prácticamente salvó su vida, su mano izquierda y toda la parte derecha de su cuerpo de la rodilla a la cintura quedaron seriamente dañadas. Esto le obligó a desarrollar una técnica para tocar la guitarra con solo dos dedos por la que se volvió mundialmente aclamado.

Tony Iommi es conocido como el padre del Heavy Metal y esta creación casi que surgió debido a una mala pasada de este inglés. Tony había decidido comenzar su carrera como guitarrista profesional y en su último día de trabajo una prensa le cercenó la punta de los dedos de la mano derecha.

Para poder seguir tocando tuvo que aflojar las cuerdas y hacerse una especie de prótesis con cera y cuero. Esto propició que el sonido que salía de su guitarra era más rasposo. Junto a Bill Ward, Ozzy Osbourne y Geezer Butler fundó Black Sabbath y así surgió el metal.

Rick Allen es un baterista que tiene una sola mano. Toca la batería para Def Leppard una banda de la Nueva Ola del Heavy Metal Británico que posteriormente fue clasificada como Glam Metal. Este hombre tuvo un accidente automovilístico y perdió su mano izquierda.

Pese a esto no se rindió y desarrolló un kit eléctrico para seguir tocando batería. Actualmente continúa activo.

Estas historias demuestran que no hay que rendirse ante la adversidad. Debemos luchar por nuestros sueños porque nunca es la noche más oscura que cuando está a punto de amanecer.

Si conoces otros casos como estos compártelos en los comentarios del post.

Sobre alex92 15 Artículos
Lic. en Ciencias de la Información. Técnico Medio en Informática. Aficionado al más universal de los deportes, loco por la música Rock y los libros.

1 Comentario

  1. Muy intersante el artículo.
    Yo conozco un caso especial: es un cantautor británico que se hace llamar Seal. Desde mucho antes de comenzar a cantar padece de lupus; enfrentar la enfermedad siendo una figura pública de seguro no ha sido nada fácil.
    Sus efectos le cobraron partes del rostro; pero aun así ha seguido en el mundo de la música y no le ha impedido cantar en los más diversos escenarios.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.