Más azul que todos [A la vista]

No pretendo hablar de los Industriales, y mucho menos del equipo francés de fútbol, me limitaré a mostrarles un artículo personal que puede competir en el mundo entero por ser una de los coches velocípedos más azules de todos los tiempos

Jamás pensé que las reglas de la acentuación para las palabras agudas, llanas o esdrújulas, que aprendimos en la escuela, se olvidarán de forma tan fácil. El cartel que muestro me sorprendió en una esquina de la ciudad de Santa Clara.

El propietario de este  coche velocípedo (artefacto para mí muy extraño) ha olvidado que la palabra azul tiene la fuerza de pronunciación en la última sílaba y que por lo tanto es aguda y que solo se acentúan cuando terminan en n, s o vocal.  Obviamente como azul no termina en las letras antes mencionadas es un horror colocarle la tilde.

Todo parece ser un descuido pues este atrevido vendedor colocó correctamente el acento en velocípedo que es una palabra esdrújula y por lo tanto siempre se coloca tilde. Si lo que quería destacar era la intensidad del color azul, era mejor pintar el cartel de azul o mostrar el tan famoso coche velocípedo azul con el siempre informativo cartel de “se vende”.

Sobre El observador 71 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.