Martín Dihigo, Fidel y el juego de la Revolución

Buscando varios materiales para obsequiarles a mis nuevos colegas de la Peña Martín Dihigo, el “inmortal”, quienes tienen un muy buen blog en  la misma plataforma cubava, encontré esta interesante crónica, escrita por Martín Dihigo, en los inicios de la década de ’60. Por esas fechas Dihigo tenía una sección fija en el periódico HOY, denominada “Desde la loma del pan”, y en la cual abordaba temas beisboleros de actualidad.

Aunque esta crónica (publicada el día 12 de agosto de 1960) narra un encuentro de beisbol, desde  su visión de aficionado, no es un juego cualquiera: es el juego de la Revolución. Dejemos que sea el propio Martín quien nos narre el encuentro:

El pasado sábado se celebró un gran juego de beisbol en el Gran Estadio de La Habana.

Nosotros, que nunca habíamos visto un juego de esa naturaleza, aceptamos la invitación de dos amigos para verlo. Y ya tenía idea de la clase de pelota que se jugaba, pero esa noche quedé convencido de que era lo mejor de lo mejor que pudiera imaginar. Los dos amigos me hablaban de un pitcher y un cátcher cubanos que eran maravillosos. Pero yo no entendía, a fin de cuentas, de qué y de quiénes se trataba.

Llegamos al fin, al Estadio, iniciada ya la séptima entrada, porque era imposible el acceso al mismo, tal era la masa humana que lo colmaba, alentando a los criollos. En el séptimo, el club contrario, que había costado ciento de millones estructurarlo, llevaba la ventaja.Lloviznaba. Nuestro pítcher medio que se agotó y lo sustituyó un joven lanzador, llamado Raúl, que retiró fácilmente a los tres adversarios que se le enfrentaron.

Realmente en un magistral uso de la inteligencia y humor criollo, Dihigo nos narra los sucedido el 6 de agosto de 1960, cuando el estelar jugador cubano escuchó las palabras de Fidel en el Acto Clausura del Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes, oportunidad en la cual se nacionalizaron más de 20 empresas norteamericanas, que tenían intereses en Cuba. Ese “enfrentamiento” es el que Dihigo nos cuenta.

Para lograr comprender la genialidad de Dihigo, en especial con el tema del “relevo” hay que saber lo que ocurrió ese día en el estadio. A continuación un fragmento de la versión taquifráfica del discurso de Fidel:

Nadie crea que la Revolución surge de las organizaciones campesinas; las organizaciones campesinas estaban absolutamente impedidas en nuestra patria.  Nadie crea que la Revolución surge de las organizaciones obreras; las organizaciones obreras (APLAUSOS) en su afán (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE:  “¡Fidel!”) de controlarlo todo…  (EL COMANDANTE FIDEL CASTRO PIERDE MOMENTANEAMENTE LA VOZ)  (EXCLAMACIONES DE:  “¡Que se cuide, que se cuide!, ¡que descanse, que descanse!”)…  Yo recobro la voz, yo la recobro (EXCLAMACIONES DE:  “¡Que descanse!”)…, sí, no me hagan ruido, déjenme a mi, yo recobro mi voz; ¡vamos, colaboren conmigo y no me hagan ruido!…, sí (CONTINUAN LAS EXCLAMACIONES DE:  “¡Que descanse!” Y COREAN:  “¡Raúl, Raúl, Raúl!”).

Locutor- Fidel quiere seguir hablando.  Fidel no quiere irse porque se encuentra fuerte, solo con un poco de afonía.

Comandante Raúl Castro.-  Queridos compañeros (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS):

No es una simple casualidad que esto suceda (EXCLAMACIONES DE:  “¡No!”) en momentos que han de ser históricos para Cuba y para la América nuestra, ¡que es la verdadera!  (APLAUSOS), no es ni cosa del destino, ni cuestiones de malos augurios; eso es, simplemente, un ligero revés sin importancia, porque se ha ido una voz por un momento; ¡pero ahí está él y estará!  (APLAUSOS PROLONGADOS Y EXCLAMACIONES DE:  “¡Fidel!”)

Y con carisma de siempre, Dihigo lo vivió intensamente. Volvamos a la crónica:

Pero en el noveno, aquel pitcher que parecía agotado, volvió a “la lomita”, despachando a los tres opositores que se le enfrentaron por la saludable vía del ponche.

A ese pitcher se le llamaba “el novato del año”. Y vinieron los cubanos al bate, en la salida de la novena entrada. Dos cubanos se embasan, por sendas planchitas que los contrarios, siempre en plan de “fuertes”, no pensaban les batearían. Sergio del Valle, jardinero central y Dorticós, cátcher, fueron los autores de las sorpresas; Y, de paso, me informaron que ese cátcher ningún contrario le llegaba a segunda, tan tremendo y preciso es su tiro.

Eso que nos cuenta Martín Dihigo, sucedió así, retomemos el discurso, ahora en voz de Raúl:

Una mala noticia para el imperialismo yanki (EXCLAMACIONES); porque puede ser que se le vuelva a ir, pero le está volviendo la voz a Fidel. Vamos a hacer un pequeño esfuercito, él y nosotros; él hablando bajito, y ustedes haciendo silencio; dentro de cinco minutos solamente, mientras, vamos a cantar el Himno, dirigido por Almeida (SE ENTONAN LAS NOTAS DEL HIMNO NACIONAL. POSTERIORMENTE EL COMANDANTE FIDEL CASTRO CONTINUA EN EL USO DE LA PALABRA).

Comandante Fidel Castro.­- “Por Cuanto: En la fundamentación de la expresada Ley, se contempló la actitud asumida por el Gobierno y el Poder Legislativo de los Estados Unidos de Norteamérica de constante agresión, con fines políticos, a los fundamentales intereses de la economía cubana, evidenciada en la enmienda acordada por el Congreso de dicho país a la Ley Azucarera; mediante la cual se concedieron facultades excepcionales al Presidente de dicha nación para reducir la participación en el mercado azucarero del mencionado país, a los azucareros cubanos, como arma de acción política contra Cuba.

En su crónica apunta Dihigo:

En eso el locutor anunció al “novato del año”. “Si yo fuera el manager —dije a mis amigos— no lo sacaría a batear, porque luce enfermo y agotado”. “ ¡Tú que sabes!”, replicaron mis amigos. Y así fue…

Con dos bolas y dos strikes,  el “novato” disparó una interminable línea, que se fue elevando, elevando, hasta llevarse en claro la cerca del center, muy próximo a la pizarra anotadora. Fue un tremendo “aldabonazo”, como diría un fanático dominicano. Y fue el fin: aquella novena millonaria, insolente, pretenciosa, había perdido el juego frente a la novena pequeñita, pero decidida, valiente y audaz.

 

Lo que se leyó en aquel día de agosto de 1960, la línea que se conectó, fue la siguiente:

(…)

“Por Cuanto: En uso de las facultades de que estamos investidos, de conformidad con lo dispuesto en la Ley No. 851, del 6 de Julio de 1960,

“RESOLVEMOS:

“PRIMERO: (EXCLAMACIONES DE JUBILO) Se dispone la nacionalización, mediante la expropiación forzosa, y por consiguiente se adjudican a favor del Estado cubano, en pleno dominio, todos los bienes y empresas ubicados en el territorio nacional, y los derechos y acciones de emergentes de la explotación de esos bienes y empresas, que son propiedad de las personas jurídicas nacionales de los Estados Unidos de Norteamérica, u operadoras empresas en que tienen intereses predominantes nacionales de dicho país, que a continuación se relacionan:

Compañía Cubana de Electricidad (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡Bravo!” Y DE “¡Fidel, seguro, a los yankis dales duro!”); Compañía Cubana de Teléfonos; Esso Standard Oil, S.A., División de Cuba;Texas Company West Indian; Sinclair Cuba Oil Company, S.A; Central Cunagua, S.A.; Compañía Azucarera Atlántica del Golfo, S.A.; Compañía Central Altagracia, S.A; Miranda Sugar States;Compañía Cubana, S.A.; The Cuban American Sugar MilI.; Cuban Trading Company.; The New Tuinicú Sugar Company.; The Francisco Sugar Compay.; Compañía Azucarera Céspedes.; Manatí Sugar Company.; Punta Alegre Sugar Sales Company.; Baraguá Industrial Corporation of New York.; Florida Industrial Corporation of New York.; Macareño Industrial Corporation of New York.; General Sugar States.; Compañía Azucarera Vertientes Camagüey de Cuba.; Guantánamo Sugar Company… (EXCLAMACIONES DE: “¡Se llamaba!”).; United Fruit Company; Compañía Azucarera Soledad S.A. (EXCLAMACIONES DE: “¡Se llamaba!”) y Central Ermita, S.A.” (EXCLAMACIONES DE: “¡Se llamaba!”)

Es decir que quedan nacionalizadas todas las empresas de la compañía eléctrica, todas las empresas de la compañía de teléfonos, todos los bienes, por supuesto, y empresas de la Texaco y de la Esso (EXCLAMACIONES DE: “¡Se llamaba!”), la Sinclair (EXCLAMACIONES DE: “¡Se llamaba!”) y, además, los 36 centrales azucareros que tenía Estados Unidos en Cuba (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡Se llamaba!”, “¡se llamaba¡”).

(…)

“Firmado: Dr. Osvaldo Dorticós, Presidente de la República (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡Dorticós, Dorticós!”). Y el que les habla, Primer Ministro del Gobierno Revolucionario” (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡Fidel, Fidel!”)

Finalmente el cronista, pelotero y revolucionario, culmina su reflexión de la siguiente manera, refiriéndose a la magnitud del “juego” que había acabado de presenciar:

Un joven o un viejo joven, de luengas barbas, guayabera y machte al cinto, saltaba de gozo y gritaba. Y hasta cargó al héroe del juego. Pregunté a mis amigos que quién era ese hombre y, me informaron que se trataba del manager de la novena cubana y que se llamaba Pueblo. ¿Y el pitcher y bateador victorioso? Me dijeron que se llamaba Fidel ya que su apellido era Pueblo, pero que todo el mundo se conformaba con llamarlo Fidel.

Fue el juego más maravilloso que he visto en mi vida. Y tanto que ahora estoy seguro de que la novena cubana es invencible.

Sobre El observador 71 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

3 Comentarios

  1. Muchas gracias amigo ICAMPO, tremendo regalo el que nos has hecho, te estamos muy agradecido. Excelente el pasaje de lo narrado y más porque fue desde la óptica de nuestro “Inmortal” MD. Aquí cada día se aprende algo nuevo y hoy con esta crónica rescatada por ud y obsequiada a nosotros nos ayuda a conocer más al “Maestro”. Una vez más las gracias por tan excelente obsequio, en nuestra web quedara guardado por siempre. Un abrazo.

    • Gracias a ustedes peñistas que cada día se esfuerzan por rescatar y situar en el lugar que corresponde la figura de Martín Dihigo para que siga siendo “el inmortal”.

  2. Excelente trabajo amigo ICAMPO. Cada vez más me doy cuenta de la cantidad de anécdotas que se encuentran cubiertas de polvo o dentro del baúl de los recuerdos. Gracias a amigos como usted salen a la luz momentos de la vida de nuestro MAESTRO, momentos fuera del terreno de pelota donde también se destacó.
    Lo considero un regalo a dos meses exacto de nuestra inolvidable experiencia y momentos extraordinarios vividos junto a la familia del INMORTAL y el pueblo de Cruces el pasado 20 de mayo.
    Me alegra que sea villaclareño pues somos coterráneos, espero conocerlo algún día.

    Muchas GRACIAS………………….

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.