El último cumpleaños de José Martí

Todos los 28 de enero los cubanos celebramos un aniversario más del natalicio del Apostol cubano, pero ¿se ha preguntado alguna vez cómo transcurrió el último cumpleaños de José Martí?

Los últimos días de enero de 1895 mantuvieron en vilo a José Martí debido al fracaso del Plan de la Fernandina. El día 28, el doctor Ramón Luis Miranda, Gonzalo de Quesada y Aróstegui, Gustavo Govín y Luis Rodolfo Miranda le ofrecieron a Martí una comida en el restaurante Delmonico’s de Nueva York

Restaurante Delmonico’s establecido entre 1876 y 1899 en Quinta Avenida y calle 26, en Nueva York. Lugar de celebración del último cumpleaños de José Martí.

Según datos ofrecidos por Luis Rodolfo Miranda, uno de los participantes, la comida en su honor tuvo lugar en el reservador de uno de los mejores restaurantes de Nueva York. El ambiente no era alegre, como se supone que ocurra cuando se reunen personas a celebrar, había algo que presagiaba la tragedia que se avecinaba.

Martí: Un cuadro hecho poesía

El propio Miranda expresó que particularmente él se sentía  alegre porque partiría pronto a Cuba a pelear por la independencia, pero la preocupación de todos los jefes cubanos radicaba en que temían por la vida de Martí. Él era el alma del movimiento y sin él ¿cómo llevarlo a efecto?

En el libro  Los natales de Martí su autor, Gonzalo de Quesada y Miranda, apunta:

Es decir, con Martí estaba asegurada la independencia; sin Martí pasaría el tiempo, continuarían las querellas entre nosotros, y Dios sabe si hubiéramos sido absorbidos por los imperialistas de Norteamérica.

5 canciones para Martí (+letras)

Cuentan que la comida terminó, si no con alegría, dejándoles complacidos a los presentes: Martí jaraneaba y conversaba entusiasmado con el éxito de sus proyectos. A todos les parecía que de ese ser tan admirable brotaba una estrella radiante de luz para Cuba.

Un día más tarde, el 29 de enero, José Martí, Enrique Collazo y José María Rodríguez firmaban la Orden de Alzamiento y la enviaban a Juan Gualberto Gómez, representante del Partido Revolucionario Cubano en la Isla. ¡Así era Martí, ni siquiera el día de su cumpleaños dejaba de luchar, pensar y soñar por la libertad de su patria!

Fuente: Marchante Castellanos, Carlos Manuel. Entre espinas, flores. Anecdotario
Sobre El observador 99 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

2 Comentarios

    • Estimado usuario “Anónimo” queda bien claro en el artículo que Martí fue invitado y que el almuerzo se celebró en su honor, por lo que sus amigos costearon el lugar y los gastos de tal celebración. Variadas y suficientes son las anécdotas sobre lo austero del vivir martiano.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.