El gazapo en la pasta de tomate [A la vista]

SAMSUNG CAMERA PICTURES

«Conócete a ti mismo, que es el más difícil conocimiento» le aconseja don Quijote a Sancho Panza en el capítulo XLII de la segunda parte de esta extraordinaria obra. Definitivamente los útiles consejos dado por el hidalgo a su fiel escudero le sirvieron a Sancho Panza para gobernar la ínsula barataria y a nosotros para reprochar un error cultural, geográfico, ortográfico y de un montón de adjetivos más.

El domingo es día de compras alimenticias y entre los abastecimientos para la semana apareció una elegante lata de pasta de tomate con una bonita y colorida etiqueta. Todo parecía normal, excepto por la franca violación que los propios espirituanos (no hay peor cuña que la del propio palo, dice el refrán) cometieron al diseñar la etiqueta del producto.

Ilusamente pensé que el error estaba en la fatídica ce o en la fatídica tilde de la i, que muchas veces desaparecen en el nombre del municipio cabecera y de la provincia Sancti Spíritus. Pero no… en cuestiones de errores, toda imaginación es poca y hasta una lata de conservas de tomate te sorprende.

Además de la ce ausente en el término sancti (santo en latín), fenómeno que ya se hace tradicional; apareció una endemoniada E mayúscula junto a spíritus (espírtu en el propio idioma), olvidando su origen latino y españolizando el nombre de forma absurda.

Yo quisiera saber cuánta gente ha leído en su vida la palabra ¡Espíritus!, refiriéndose a la provincia central y cuántas personas revisaron la etiqueta antes de que saliera el producto. La respuesta creo que es la misma: ninguna. El error se detectó en Villa Clara… ¿Algún espirituano habrá protestado por el gazapo? Seguro los directivos alegaron que la pasta estaba buena, ¿y la etiqueta? Bueno, ¿Quién lee las etiquetas? A lo mejor los responsables pidieron hacer como la charanga: No mirar la carátula y escuchar el CD… o la pasta de tomate.

Sobre El observador 71 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

  1. En la piquera de máquinas de la terminal de Trinidad (y que conste que hay más boteros espirituanos que trinitarios) cuando pregonan los viajes a la capital provincial los errores son mayúsculos. Se escucha algo así como: santiespiritooooooooooo!!!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.