Corriendo con ACM [La Enfermedad Crónica de Vivir]

Hace unos días sesionó en la Universidad Central uno de los eventos de programación competitiva más pestrigio…, más prestrigio…, más pestr… más famosos en el mundo. Este último sábado se celebró la final caribeña de la ACM.

Fue todo un espectáculo ver a los muchachos programando, los globos volando y nosotros corriendo en pos de la organización para que todo quedara a la altura de tamaño evento.

Mi andadura comenzó en la comisión de señaléticas. Allí estaba yo, con mi bolso repleto de carteles, tijera y cinta adhesiva. Dando vueltas de aquí para allá. Creo que en esos días estuve en más de un lugar a la vez.

Los competidores comenzaron a llegar y el miércoles se hizo la presentación del evento. La apertura quedó al más puro estilo Hollywoodense. A cámara lenta se levantó el telón del teatro y el humo subía a borbotones. Poco a poco se fueron intuyendo las computadoras tras la cortina de humo, la música y el juego de luces que recuerdan a Pink Floyd y la gritería de los muchachos al ver semejante espectáculo. Fue algo que me marcó y como tal, lo cuento.

 

El día de la competencia de práctica literalmente casi muero de la risa. Se estaba ensayando para la competencia real y me tocó vigilar el pasillo del teatro, con tanta fortuna que, tenía al coordinador de la transmisión de TV al lado y así pude escuchar su conversación con las cámaras por el interno. Era una cosa más o menos así.

Atento Cámara 1… barre, barre, más despacio… ahí… Atiende, atiende que te vas muy rápido, barre, barre

Cámara 2 cambio en 3…2…1 Ahí, ahí, lo cogiste, enfoca, enfoca, enfoca más a la muchacha que está muy linda

Cámara 4 cambio, dale despacio, dale despacio, enfoca al de los espejuelos que está pensando enfoca, quédate con él, ahí. Qué lindo te quedó eso chicoooooo

Cuando un equipo logra realizar un problema correctamente, a modo de premio, se le coloca un globo inflado con helio en la computadora. Esto sirve de indicativo para saber el ranking de equipos. Yo estaba muy nervioso y tenía miedo de colocar un globo donde no era o que se me escapara alguno de mis cada vez más sudorosas manos. Pero por fortuna mis temores no se hicieron realidad. Toma esa Murphy.

Luego de los globos pasamos a entregar las impresiones y es que si un equipo lo desea puede imprimir (por una impresora común) un código de fuente determinado para que uno de los integrantes lo revise y no detenerse en la resolución de los problemas. En la práctica un equipo mandó a imprimir tres veces seguidas. La primera vez entregó las hojas una muchacha del equipo, la segunda vez otra muchacha fue.

Yo veía que ellas iban y regresaban risueñas. Como a la tercera va la vencida me mandaron a entregar el tercer envío. Cuando llegué a la mesa los competidores empezaron a reírse y a hacer ademanes de desaprobación. Yo regresé algo acomplejado y enseguida pregunté si tenía algo en la cara. Mis sonrientes compañeras me explicaron que los concursantes querían ver una cara bonita en el tercer viaje y por eso me habían mandado a mí.

Luego en el concurso llega el tiempo congelado con uno de los equipos de la UCLV (KFP) con posibilidades de clasificar a la final mundial. El tiempo congelado es una parte de la competencia donde no se actualiza el ranking ni se sabe si las respuestas enviadas son correctas. Al final de la competencia fuimos a hablar con el líder de KFP y casi entre sollozos nos dijo que no habían hecho una buena competencia. Luego me contaron que de los sollozos se pasó a moco tendido. Pero cuando dieron los resultados KFP clasificó en un merecido cuarto lugar. En la premiación el abrazo que les dio la decana vale, para mí, más que el primer puesto.

Y así acabó la ACM, el año que viene será en la UCI. Fueron días de mucho estrés, de incesante deambular, de saltar más obstáculos que Dayron Robles y correr más que Usain Bolt. El resumen de mi participación en el evento fue una respuesta que le di a un amigo que me preguntó que cómo yo, licenciado en Ciencias de la Información, estaba en un evento de programación.

-Nada, la semana pasada me preguntaron si quería colaborar con ACM y dije que sí, desde ese momento no he parado de correr hasta ahora que estoy hablando contigo.

Sobre alex92 12 Artículos
Lic. en Ciencias de la Información. Técnico Medio en Informática. Aficionado al más universal de los deportes, loco por la música Rock y los libros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.