Conozco a Juan Candela [La Enfermedad Crónica de Vivir]

Así como tenemos poeta nacional también tenemos cuentero mayor. Onelio Jorge Cardoso nacido en Calabazar de Sagua y fallecido en La Habana es el mayor exponente en nuestro país de esta forma literaria. A él debemos la creación de grandes obras y personajes. Recuerdo con cariño a Negrita y a la Francisca inalcanzable por la parca. A su fecunda imaginación debemos enseñanzas, curiosidades y rescate del cuento en la literatura cubana. Con frecuencia en sus escritos relata cómo vivían los campesinos y sus costumbres.

Es por eso que me parece que conozco a uno de sus personajes. Todos recordaremos a Juan Candela, tal vez por el cuento, tal vez por el corto emitido en la televisión hace ya algún tiempo.

Es Víctor, un amigo del campo,una personificación de un Juan Candela contemporáneo. A sus singulares ocurrencias siempre tiene un universo de oídos atentos y mentes ávidas de lo absurdo y gracioso. Por eso quiero compartir un par de sus historias:

Resulta que tenía un puerco que le gustaba botar la comida. Cada vez que se la ponía, el muy pícaro le volteaba el caldero derramando su contenido. Esto le ocurrió diariamente hasta que no pudo más. Buscó a un soldador y le fijaron el recipiente al corral. A la hora de la comida le sirvió y lo miró con mala cara y le dijo:

-¡A ver ahora si lo vas a botar!

Dice que el puerco lo miró con mala cara y no comió al principio. Pero cuando empezó a meter el hocico en el sancocho fue para la casa sabiéndose triunfante. Al poco rato sintió unos ruidos extraños y volvió a ver qué le pasaba al animal. Y resulta que el puerco tomaba un buche de sancocho y lo botaba hacia afuera con el hocico y ya le había desperdiciado medio caldero.

Una vez me explicó su método ¨patentado¨ para saber si un pescado está ciguato o no. Resulta que debes poner un pedazo encima de un hormiguero y verificar si las hormigas comen. Luego esperas entre 20 minutos y media hora y chequear. Si no hay ninguna hormiga vomitando o apretándose la barriga entonces puedes comer del pescado.

En un rato te envuelve con sus historias de las que es imposible no reír. Creo que una de sus mayores alegrías es sacarle al oyente una sonrisa. Por eso lo comparo y afirmo que conozco a Juan Candela y sé que no es el único. ¿Conoces a alguno tú?

Si te ha interesado este post no te vayas sin suscribirte para que cada semana puedas leer nuestras entradas

Sobre alex92 14 Artículos
Lic. en Ciencias de la Información. Técnico Medio en Informática. Aficionado al más universal de los deportes, loco por la música Rock y los libros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.