¿A dónde te sigo? [A la vista]

Hay reglas básicas de la acentuación que, aunque aprendidas desde pequeños, vemos a diario como son “olvidadas” por quienes intentan transmitir un mensaje. De nuevo jueves y en esta ocasión traemos un gazapo relacionado con la acentuación.

Si en publicaciones anteriores el error estaba en colocarle tilde a lo que no llevaba, en este cartel el asunto es al revés: se olvida soberanamente colocarle tilde a una palabra esdrújula. Quizás no fue suficiente la matraca de la maestra de primaria con el siempre importante lemita de que las esdrújulas siempre se acentúan.

De forma clara como dicta la RAE: Las palabras esdrújulas y sobresdrújulas siempre llevan tilde en la sílaba tónica, es decir siempre se acentúa en la sílaba donde recibe la mayor fuerza de pronunciación; por lo que no hacerlo constituye uno de los abusos más escandalosos con nuestro idioma. No hay excusa de que me confundí, siempre es siempre y punto, digo… y tilde.

En este taller de reparación de ciclos es difícil “seguirle” la pista a sus trabajadores si desde el comienzo les va faltando algo, y que nadie culpe al rotulista por no saber hacer la tilde que bastante bien le salió en la palabra reparación.

Sobre El observador 71 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.