5 canciones para Martí (+letras)

Iniciamos una serie de publicaciones en conmemoración del aniversario 122 de la caída de José Martí en Dos Ríos, regalándote cinco canciones que se han escrito especialmente para homenajear al nacido en la calle Paula.

Muchos artistas han encontrado en la vida y obra del más universal de los cubanos fuente inspiradoras para sus creaciones individuales o han introducido en sus composiciones fragmentos de los versos martianos. En retribución, otros tantos, le han dedicado una o varias canciones al Apóstol. Aquí te dejamos el audio y las letras de algunas de estas canciones para que las disfrutes.

Carlos Puebla

Este cantautor, al cual le debemos las recordadas Canto a Camilo y En eso llegó Fidel, le dedicó una canción a quien el propio Puebla calificaría de Padre Nuestro:

Padre nuestro, la Patria que querías

La hemos ganado del más valiente modo

Con todos, padre, y para el bien de todos

Ara y no pedestal como decías

 

Padre nuestro, llegaron ya los días

En que la Patria es libre y soberana

Los días en que Cuba ya es cubana

En que Cuba es la Patria que querías

 

Padre nuestro, la luz que de la sierra

Bajó alumbrando todos los senderos

Hizo más útil el sudor obrero

Y al campesino dueño de la tierra

 

Padre nuestro, tu sueño libertario

Y el ruego de tu voz no acalladora

Se ha convertido en realidad de aurora

Por los que fieles son a tu ideario

 

Padre nuestro, es tu Patria, que hay que verla

Una vez nada más para adorarla

Más nos unimos para más amarla

Y en tu nombre juramos defenderla

[Transcripción de El observador]

 

Polo Montañez

El Guajiro Natural, nuestro querido Polo, cubano desde el fondo de sus entrañas, concibió una bellísima canción donde introduce, de manera armónica, las principales obras literarias del escritor, en este Homenaje a Martí:

Hace algún tiempo debía escribirle una canción

A ese maestro, al intelecto, al gran pensador

La calle Paula lo vio nacer,

El que en Dos Ríos cayó después

El que cultiva la rosa blanca en el corazón

 

Nene traviesa entre tantas cosas hechas por él

Como la bailarina española baila, muy bien,

Príncipe enano, el camarón, camaroncito que se encantó,

Los zapaticos de rosas que Pilar a la niña enferma le dio

 

Martí coraje, Martí valor

A ti maestro, gran pensador

Va mi canción

Martí del monte, Martí del Sol

Hecho de fuego, sangre y sudor

Revolución

Para su amigo Manuel Mercado escribía él

Y muchas cartas para Rosario hizo también

A Rafael Mendive escribió

A ese maestro que le enseñó

Que las entrañas del monstruo

un día también vivió

 

Martí de carne, Martí de bala sobre un corcel

Habla de Homero y de su Ilíada habló también

De Guatemala también habló

De aquella niña que se murió

La historia dice que fue de frío y el asegura que fue de amor

La historia dice que fue de frío y el asegura que fue de amor

 

Martí coraje, Martí valor

A ti maestro, gran pensador

Va mi canción

Martí del monte, Martí del Sol

Hecho de fuego, sangre y sudor

Revolución

 

Los niños guardan La Edad de Oro en el corazón

Los niños guardan La Edad de Oro en el corazón

[Transcripción de El observador]

Buena Fe

En varias canciones del dúo Buena Fe, convertido luego en grupo, la presencia y el espíritu martianos son innegables. Seguidores del precepto de que Todo el mundo cuenta, en 2011 lanzaron el disco π (3,14) donde se incluyó esta visión contemporánea de la figura del Apóstol:

¿Cómo le pido a la piedra fría

Que diga urgentemente, la frase conveniente?

¿Y le pido a la pupila de mármol

Que llore aun si la lluvia se olvidara del árbol?

Pero si le pido al arte que moldea la roca

Con palabras más enormes que las bocas

Puede ser que el Sol…

Puede ser que el Sol…

 

¿Cómo escucharte sin esquizofrenia

Que el sucio oportunismo tantas veces premia?

¿Cómo te arranco del verso dicho de memoria

Y te tatúo en el alma de todas las novias?

Pero si mis andares me los alimento

Rompiendo montes, sudado y contento

Puede ser que el Sol…

Puede ser que el Sol…

 

¿Cómo te me haces padre, maestro y asere

Sangre de los pobres, hermano en deberes?

¿Cómo fue tu tiempo tan ancho de arriba a abajo

Sin ordenador, internet, ni un carajo?

Por eso creo en ti y no en los misereres

Que primero te nombran y al final te temen

Puede ser que el Sol…

Puede ser que el Sol…

 

El Sol…

Como la estrella que mata e ilumina

Que nunca cambia aunque cambien las heridas

A quien cargaste con tu última mirada

y nos dijera tras cada madrugada:

 

Todo el mundo cuenta

Todo el mundo cuenta

 Todo el mundo cuenta

Todo el mundo cuenta

La mar en calma, la mar violenta

Todo el mundo cuenta

La bruja, el enano, el príncipe y la cenicienta

Todo el mundo cuenta

El gallo bravo y aquel que se ahuyenta

Todo el mundo cuenta

Quien ve pero se calla y quien ve pero enfrenta

Todo el mundo cuenta

Quien me da su casa y quien me la renta

Todo el mundo cuenta

Quien techa ciudades y quien las cimienta

Todo el mundo cuenta

Quien pichea a la diestra y a la siniestra

Todo el mundo cuenta

Quien busca y no resuelve, quien sufre y se reinventa

Todo el mundo cuenta

Verde, amarillo, rojo y magenta

Todo el mundo cuenta

Quien se regocija y quien se lamenta

Todo el mundo cuenta

Todo el mundo cuenta

Todo el mundo cuenta

Todo el mundo cuenta

[Transcripción de El observador]

Adrián Berazaín

Este talentoso joven, heredero de una formación martiana, no dudó en regalarnos junto a Mauricio Figueral, un homenaje a quien nos enseñó que «subir lomas hermana hombres». Por encima de lo conocido cuenta la historia de un grupo de persona que asciende al Pico Turquino en busca del busto de Martí, proyecto audiovisual de excelente factura:

El biznieto del nieto tercero

de aquel canario amarillo

Tiene hoy el plumaje más pardo

Y por canto solo estribillos

 

Las muchachas ya no mueren de amor ni frío

Si van a bañarse a los ríos

Y unos cuantos se marchan y dejan su alma

Y en lugar de nostalgia les crece una palma

 

Y tus sueños me hicieron seguir

algo parecido fui

Estuviste de algún que otro modo

A la edad en que todo es de oro

A la edad en que toca crecer

Y en silencio a tenido que ser

 

¡Ay Julián como pasan los años!

Siempre hubo comentarios

Una carta, una estrella, otro verso escondido

Una bala y tu cara hacia el Sol que procura

A unos mil novecientos de altura

Por encima de lo conocido

A unos mil novecientos de altura

Por encima de lo conocido

 

El mercado vende caro el color rosa

En los pies de modelos hermosas

Y las mentes se quedan tal cual como están

Atrapadas detrás de un cristal

Y la historia siguió con su diario

Con sus críticos y panfletarios

Hay quien hizo de ti su escenario

A otros con tus poemas les fue necesario

 

Y tus sueños me hicieron seguir

algo parecido fui

Estuviste de algún que otro modo

A la edad en que todo es de oro

A la edad en que toca crecer

Y en silencio a tenido que ser

 

¡Ay Julián como pasan los años!

Siempre hubo comentarios

Una carta, una estrella, otro verso escondido

Una bala y tu cara hacia el Sol que procura

A unos mil novecientos de altura

Por encima de lo conocido

A unos mil novecientos de altura

Por encima de lo conocido

[Transcripción de El observador]

 

Buena Fe y Silvio Rodríguez

Cerramos este pequeño recorrido con un tema incluido en la última producción discográfica de Buena Fe «Sobrevivientes» en la cual, Silvio Rodríguez une su voz a la de estos jóvenes para dedicarle a Martí: La tempestad.

BF: Grande la tormenta, que no se anima a escampar

En el suelo están los troncos más severos

Anegada la sabana, se hizo río el manantial

Tanta lluvia que ha borrado los senderos

Viejo mapa que no nos dirá cómo llegar

Adelante solo reina un gran fanguero

Se adelanta un caminante y algunos salen detrás

Tras los pasos del añoso del sombrero

¿Acaso tú sabes la ruta?

¿Acaso ya pasaste antes?

¿Sabes de atajos y grutas?

Cuéntanos todo lo importante

Cuéntanos todo lo importante

Cuéntanos todo lo que sabes

Cuéntanos todo lo que sabes

 

SR: Vengo de un tiempo de plagas y sequías

Pero a sangre y sudor se hizo cosecha

Más lo que se pudo que lo que se quería

Y heme aquí, latiendo aún esta fecha

No me sé el camino, solo tiran de mí

los anhelos, de posibles maravillas

Salgo a caminar pues no aprendí a dormir

mientras en el zurrón,

mientras en el zurrón,

mientras en el zurrón queden semillas

 

Dime tú,

Cuéntame… Cuéntame…

Dime del sueño que acunas.

Con cuál fe llenarás tu templo

del dulzor que tendrán tus uvas

Cuenta tú que tendrás más tiempo

Cuéntame, que tienes más tiempo

 

BF y SR: El naufragio se parece al capitán

Y el poeta se parece a su cantar

Y la rueda a los caminos

La vela a la oscuridad

Haz que se parezca a ti la tempestad

Haz que se parezca a ti la tempestad

La presencia martiana en el arte y la historia cubanos es innegable. José Martí, logró cifrar en un solo cuerpo y un solo corazón sus miles de almas: político, poeta, narrador, padre, esposo, revolucionario, orador, amigo, crítico, periodista, etc., legándonos a las nuevas generaciones su pensamiento y acción.

(Con información de Cubadebate, Suena Cubano y Ahora)

Si deseas recibir más información sobre este, y otros temas, suscríbete a nuestro blog y léenos a vuelta de correo.

Sobre El observador 71 Artículos
Luis Ramón Campo Yumar Licenciado en Letras en la Universidad Central de Las Villas. Espirituano de nacimiento, villaclareño por adopción. Cubano 100%

1 Comentario

  1. Desde el sitio universitario «Debatiendo» de la UCLV, donde fue publicado este artículo nos llegó este comentario:

    Son hermosas canciones que rinden homenaje al maestro. En la Facultad de Infantil se desarrolló un matutino especial en conmemoración a la fecha de su caida en combate con la participación de estudiantes y profesores de todas las carreras. ( beatrizrr / mayo 19, 2017)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.